Compartir:

Pocas veces se logra captar esta imagen en la cotidianidad de la ciudad. El espectáculo viene precedido de movimientos, colores y por supuesto mucha naturalidad.

Esta imagen, que conjuga fragilidad, fuerza, armonía y estética es producida por un ser maravilloso que habita en nuestros campos. La mariposa, que suele teñir de múltiples tonos el entorno verde que prevalece en los paisajes quindianos, nos da una lección de vida, de capacidad de sorprender, de impactar.

La imagen del video fue tomada en el mariposario del Jardín Botánico del Quindío, una muestra de las cosas pequeñas y grandes que puedes disfrutar en el Quindío. (ver más Jardín Botánico del Quindío).

Es un aleteo lento, coordinado, muy armonioso, pero a la vez rápido, sagaz, limpio.

En este lugar se concentran miles de mariposas que crean un entorno único, esplendoroso, digno de respeto y admiración. Si vas, te podrás encontrar muchas mariposas amigables que posan en tus manos, en tu cara, en tu hombro, con la absoluta confianza de que las vas a cuidar.

La simpleza del aleteo de una mariposa en el Jardín Botánico de Quindío alcanza su grandeza cuando se valora un entorno que expresa vida, supervivencia y majestuosidad.