Compartir:

Es tan visible, tan cercano a la gente, tan grande en tamaño y trascendencia, que pasa desapercibido entre los cientos de personas que a diario lo cruzan para no mirarlo.

Es la pintura más grande de Armenia, no solo porque supera en metros a cualquier otro que se halla construido en la ciudad o el departamento, sino porque fue hecho por un artista superior y porque narra la historia del Quindío como una epopeya, es decir, como la hazaña de héroes y hechos de una manera épica y gloriosa.

epopeya personajes mapaturSe trata del mural Epopeya del Quindío, una obra creada por el maestro Antonio Valencia en 1986, en conmemoración a los veinte años de creación del departamento, y que desde entonces  oficia como anfitriona del edificio de la gobernación. Se levanta desde el primero hasta el cuarto piso en una pared del fondo que mide entre 7 x 15 metros aproximadamente. Allí se exponen situaciones y personajes que marcaron los inicios de este territorio.

Se muestra cómo era el Quindío antes, ocupado por los indígenas Quimbayas, luego rastros de la colonización antioqueña y cundiboyacense y  posee retratos de hombres y mujeres que aportaron desde diferentes escenarios como la cultura, la educación, las artes y la política.

La poetisa Carmelina Soto, el maestro Roberto Henao Buriticá, el fundador de la Tebaida, Luis Arango, Braulio Botero, creador del cementerio libre de Circasia, Baudilio Montoya, poeta calarqueño, el escritor Juan Restrepo Fernández, hacen parte de esta obra.

Con el periodista Jorge Eliécer Orozco Dávila, quien también integra el grupo de quindianos dibujados por Valencia, observamos el mural  y casi su orfandad.

No existe un guía que informe sobre los pormenores de la obra y tampoco folletos que puedan complementar los detalles de este gran diseño e incluso datos de su creador, Antonio Valencia, un verdadero inspirador  de las formas y los colores y quien hizo toda su carrera artística en reconocidas salas de arte de  Europa.

Este cuadro de la historia del Quindío tiene tanto que contar. Cada personaje constituye un capítulo aparte de aportes, de pensamientos y experiencias. El valor de la obra pasa de los trazos y los colores a la significación de los momentos  que llevaron a conformar el territorio.          

Ya fue declarado bien de interés cultural del departamento del Quindío y en 2016 se sometió a una restauración que estuvo a cargo del maestro Gilberto Buitrago.

La Epopeya del Quindío seguirá estando allí, casi al frente de la mirada de tantas personas que ingresan cada día a la gobernación del Quindío.