Compartir:

 

El Camino del Quindío no solo fue una ruta clave del centro del país, fue un paso obligado tan dinámico e importante que llevó a la formación  de la región quindiana.

foto4A la llegada de los españoles a la región quindiana (hacia 1549 aproximadamente),  existía el asentamiento aborigen Los Quindos, una tribu que utilizaba un camino a través de la montaña o nevado del Quindío (del que tomó su nombre) para comunicarse con el valle del Magdalena. El trayecto incorporaba un paso por los nevados.

Con las fundaciones de Cartago e Ibagué por parte de los españoles (en plena mitad del siglo XVI), esta senda cobró nuevas dimensiones. No solo fue vía de unión y comunicación, sino que por las acciones o actividades de las gentes que por allí transitaban se amplió el reconocimiento de la riqueza mineral, botánica e hidrográfica que esta región aledaña poseía como potencial explotable para la corona española.

En el periodo comprendido entre fines del siglo XVIII y 1810, el camino real del Quindío fue vía obligada  y asiento de diferentes actividades. Fue escenario del gran comercio colonial ganadero del valle de Buga y Cartago hasta Ibagué, de las mercaderías que llegaban por el río Magdalena hasta Honda y de allí hasta Ibagué y luego a Cartago, de las cargas de oro que salían de las reales minas del Chocó, vía Cartago y de aquí a Ibagué y Santa Fe o España por el río Magdalena.

Entre 1810 y 1841 el camino cobró una nueva dimensión porque se convirtió en ruta de incursiones militares por la independencia y base de la colonización de la nación recién liberada.

De presidio de presos políticos de guerra asentados en Boquía en 1842, evolucionó a poblado en 1864 con 96 familias discriminadas por sexo (240 mujeres y 288 hombres), oficios (148 agricultores, 50 comerciantes, costureras, sirvientes, jornaleros, sacerdotes, abogados, carpinteros, etc.) y alfabetos y analfabetos. Todos estos pobladores estaban ubicados a lo largo y ancho del Camino Nacional teniendo como epicentro a Boquía.

Para enero de 1865 se ratificó el nombre de Nueva Salento al pueblo trasladado de Boquía al sitio denominado Barcinal.

Así creció

Para la segunda mitad del siglo XIX, el patrón colonizador y poblador del eje Boquía-Salento, se había establecido alrededor del camino, desde lo alto de la cordillera central hasta la Balsa (Alcalá), primero, después se extendió hacia el noroeste de Salento y al sur de la actual Filandia, expandiéndose rápidamente entre la banda izquierda del río Quindío y la Cordillera Central.

Del antiguo y extenso distrito de Nueva Villa de Salento creado, como sustentador y mantenedor del Camino Nacional del Quindío, al fragor de las guerras civiles, de los buscadores de guacas y de los colonizadores de fines de siglo XIX, tenemos a principios del siglo XX, cuatro grandes distritos ya poblados y potencialmente ricos que conforman lo que actualmente es la región quindiana: en la parte nororiental, el distrito de Salento, con Salento como cabecera y Circasia como corregimiento; en la parte noroccidental, el distrito de Filandia, con Filandia como cabecera y Montenegro como corregimiento; en la parte suroriental el distrito de Armenia, con Armenia como cabecera, y en la parte suroriental, el distrito de Calarcá, con Calarcá como cabecera.

Fuente: Jaime José Grisales