Compartir:

Es una pausa en medio de la cotidianidad que se respira en el centro de la ciudad. Muchos transeúntes pasan por allí a diario y diríamos que gran parte de ellos  no saben a ciencia cierta la dinámica cultural que se cuece en este lugar.

libreros mapatur 2Se conoce como el pasaje cultural  Cervantes aunque ellos prefieren llamarlo el pasaje Libreros. Y digo ellos, porque son los mismos libreros quienes con sus convicciones y su afición por un oficio que aman a pesar de las vicisitudes del entorno, le han dado vida a un espacio del centro de Armenia que no lo tenía.

Si aún no se ha ubicado o es de otra ciudad, está ahí en plena calle 20, casi al frente del Hotel Zuldemaida, a una cuadra de la plaza Bolívar, donde pulula el comercio y parecería que estos escenarios están fuera de lugar.

Entrar es un encuentro con las letras que muchos han escrito a través de historias de ficción, amor, guerra, aventuras y tantos temas que no se logran agotan en medio de los títulos que los clientes preguntan con regularidad. Obras nuevas o de segunda, de escritores famosos o inéditos, best seller  o corrientes, de gran volumen o pequeños, textos obligados de estudio o solo de ocio  Son 16 locales, cada uno atendido por un librero que está dispuesto a complacerlo en su compra, así el material no se encuentre entre su inventario. Allí toman sus datos y se lo consiguen a toda costa.

Mas que solo libros

librero edwin mapaturNo solo se trata de venta de textos. El lugar sirve para el desarrollo de eventos culturales como presentación de libros, conversatorios y hasta veladas culturales concertadas con el Instituto de Bellas Artes de la Universidad del Quindío que queda a pocos metros de ahí.

Pero si su plan es comprar y leer de una vez, se le tiene el plan. Al final del extenso corredor se ha acondicionado un sitio para que las personas le den rienda suelta a sus deseos de leer.

El pasaje Libreros guarda en sus góndolas, en las palabras de las personas que trabajan ahí, en la disposición de sus espacios y en la magia de sus libros, una invitación a volver, una demostración a la vigencia que tiene el libro dentro de la rutina de la vida de hoy, sin importar la aparición de otras formas de entretenimiento.

Edwin Villegas, quien acompañó nuestro recorrido, nos compartió que pretenden instalar una biblioteca de obras de los autores quindianos y que siempre publican programaciones y carteleras culturales del Quindío.

Una más del pasaje Libreros, es escenario de exposiciones de arte y posee un espacio para que la gente se tome un buen café acompañado con un pan de bono o una empanada.

En pocos metros, los libretos, que además son ejemplo de colaboración y trabajo de equipo, teniendo en cuenta que entre todos se dan la mano para estimular las ventas dentro de un ambiente solidario y muy colectivo, han creado un espacio que atrae, que engancha con una realidad que muchos creímos inexistente en la capital quindiana.