Compartir:

La dinámica urbanística de Armenia se centra en la construcción de vivienda, locales comerciales y proyectos hoteleros. La ciudad vive un renacimiento en materia de construcción.

El auge del sector se vive con gran dinamismo en el departamento del Quindío y múltiples empresas locales y nacionales han desarrollado valiosas inversiones en este sector como consecuencia de las bondades del destino, empezando por su ubicación geográfica en medio de las principales capitales del país, su moderna malla vial y la tranquilidad que ofrece su capital y sus municipios.

Diversos proyectos habitacionales se adelantan en el sur y en el norte de Armenia y conjuntos residenciales  rurales se han convertido en el hogar permanente de grupos familiares que buscan estilos de vida  sanos, amables y saludables. 

De acuerdo con cifras del Banco de la República, Armenia es la segunda ciudad del país en venta de segunda vivienda después de Cartagena y Santa Marta y la primera en el interior del país. Ello como consecuencia del apogeo turístico que ostenta el destino y otras condiciones como el clima, la gente, el costo de vida, la cercanía a grandes urbes y el valor de las unidades habitacionales.

Pensionados de las principales ciudades del país se cuentan entre uno de los grupos de mayor interés en adquirir inmuebles en esta ciudad. La formación de nuevas familias, el arribo de ejecutivos contratados para laborar en empresas asentadas en la región complementan el crecimiento de este segmento de la economía.

Se estima que en la actualidad se adelantan más de 30 proyectos urbanísticos, entre los que se destacan viviendas, locales comerciales y edificios de apartamentos.

En los últimos 20 años se ha registrado un notable crecimiento en la construcción de proyectos hoteleros urbanos y rurales. Inversionistas independientes le han dado una dinámica diferencial a la capital y a los municipios en este sentido, teniendo en cuenta la vocación turística de la región.

Circunstancias como la aparición de centros comerciales de gran formato, el centro de convenciones  y la diversificación de la educación superior han estimulado el nivel de interés por este destino colombiano, que no se detiene en materia de bienes raíces.