Compartir:

Personas de más de 20 años de edad podrán recordar que donde ahora despacha el señor alcalde con su grupo de secretarios  fue por más de 50 años la galería de Armenia

Fue un lugar muy concurrido y dinámico de la capital, elevado a la categoría de patrimonio nacional. Debió demolerse luego de que sus bases fueran debilitada por el terremoto de 1999.

Plazoleta del CAM en ArmeniaOtro emblema institucional de los cuyabros fue el edificio de la propia alcaldía que estaba ubicado en la calle 22 entre carreras 16 y 17 y que también cayó por el fuerte movimiento de tierra de finales de siglo. Allí ahora están temporalmente los libreros del pasaje Cervantes y gran parte del terreno se prepara para alojar vendedores ambulantes del centro de la ciudad.

Pero no todos los lugares de Armenia desaparecieron o cambiaron por efecto del terremoto. Donde está situado hoy el Centro Comercial Unicentro funcionó un ícono de la economía local. Por varias décadas funcionó allí la fábrica de producción de Bavaria con sus bebidas Pony Malta y cerveza Póker.  Años antes estos mismos terrenos fueron utilizados como la primera sede del archivo municipal de Armenia, cuando esta ciudad empezaba su despunte de progreso y desarrollo.

Donde está ahora el Palacio de Justicia, sobre la carrera 12 con calles 20 y 21 fue en principio el  Hospital y principal centro de atención en salud del Quindío. Luego pasó a la zona norte.

La primera sede del colegio San Luis Rey fue en locación contigua a la Parroquia San Francisco de Asis. El edificio es utilizado ahora para otros menesteres de la iglesia. Por su parte el cementerio estuvo por años donde hoy es el terminal de transporte.  De ahí que surjan mitos sobre sustos y fantasmas en la extensa edificación.

La primera sede de la Universidad del Quindío estuvo situada donde hoy funciona precisamente el departamento de Bellas Artes de la misma institución, sobre la carrera 16 con calle 20, diagonal de Cofincafé.

Centro Comercial UNICENTROLas tradicionales salas de cine de la ciudad desaparecieron por diferentes causas y en diferente tiempo. El Bolívar, en una de las esquinas de la Plaza Bolívar donde ahora están las oficinas de MICITIO cayó por causa del terremoto; el Yuldana, tradicional y acogedor, se transformó y ahora es un centro comercial en plena peatonal de la carrera 14, y el Yanuba, considerado un verdadero patrimonio de los armenios desapareció en un incendio haca apenas algunos años. Ahora existe sobre el lugar un edificio de apartamentos con locales comerciales.

Eventos sobrenaturales, el desarrollo arquitectónico moderno y la dinámica propia de la ciudad hace que su transformación sea  permanente y constante. Armenia avanza hacia nuevos escenarios y la historia cumple su papel de plasmar las huellas de un pasado que fue necesario y definitivo.