Compartir:

No se ven tanto como los cafetales o los naranjales, sin embargo han permanecido en esta tierra para prodigar uno de los productos con mayor presencia en las cocinas de los hogares colombianos.

Los cañaduzales tienen su propia historia en el Quindío, así como los trapiches y las mulas, que en tiempos inmemoriales aplicaban toda su fuerza para extraer el sumo de las matas que luego de un proceso artesanal daban origen a la panela.

panela 2Pese a que ha sido un oficio poco industrializado, se ha mantenido como un producto insigne que aún es considerado un energético de grandes propiedades, como quiera que ha acompañado las gestas ciclísticas de muchos nacionales en tierras europeas, triunfos atribuidos en parte a su composición alimenticia.

La panela tiene una merecida fama como fuente de poder, pero también como complemento de cientos de recetas culinarias de nuestra gastronomía nacional. La chaqueta, una bebida surgida de la mezcla entre café y agua panela ha sido por décadas un producto de consumo diario y parte de la historia de los territorios del centro del país.

El modernismo le ha dado un fuerte revés a los molinos o trapiches tradicionales que ahora encuentran una competencia de marca mayor en multinacionales que crean productos alternativos. Este sector, que ha transformado algunas prácticas para hacerle frente a la competencia, busca sobrevivir en mercados europeos.

En la ruta del Paisaje Cultural Cafetero

Este oficio, cuya valoración está plasmada en la Ruta del Paisaje Cultural Cafetero, se promociona como esencia de un estilo de vida de los pueblos que han recibido está designación de parte de la Unesco. Llevar la caña de azúcar hasta convertirla en panela pasó de ser un trabajo a un patrón cultural insertado en la historia de la región.

El aporte de este como de otros quehaceres, cuyos principios se gestaron en las familias campesinas, ahora se constituye en un escenario de orgullo por lo que ha germinado desde estos campos.

Con crisis o sin ella, la producción de panela siempre irá a parar a las alacenas de las cocinas colombianas y el sabor dulce que surge de su melao, se reclamará como el comienzo de un descubrimiento que conquistó los paladares y se hizo dueño de los afectos de sus consumidores.

Sitios de amplia tradición panelera

• Caldas: La Merced, Filadelfia, Riosucio, Supía, Villamaría
• Risaralda: Pereira, Santuario
• Quindío: Quimbaya
• Valle del Cauca: El Cairo, El Águila, Sevilla