fbpx
Compartir:

Recuperar casi el 70% de sus desechos para darles una nueva vida y evitar mayor contaminación es una estadística valiente y esperanzadora que mide el compromiso de Unicentro con la ciudad.

Imagina solo la cantidad de gente que acude a este centro comercial un fin de semana y cuanta basura se puede acumular por efecto del consumo de alimentos, bebidas o debido al cartón que protege el ingreso de mercancías a las diferentes tiendas.

IMG 4083Hace ocho meses, Unicentro Armenia tomó la decisión de darle un manejo responsable a estos recursos, a través de un programa integral que denominaron Residuos Cero. Su propósito principal, aprovechar al máximo esos materiales que podrían tener un nuevo uso y limitar en lo posible su traslado al relleno sanitario para contrarrestar procesos de contaminación.

Empezar no fue nada fácil. Se trataba de cambiar ese chip que traemos los seres humanos como que la basura es una sola y por medio de un cambio de cultura, a través de actividades formativas se ha obtenido que los trabajadores de la plazoleta de comidas ejerzan una labor de clasificación de desperdicios. A ellos se ha unido el área de frúver del Éxito, aportando aquellos orgánicos como frutas y verduras en descomposición.

Alianzas para cumplir metas

IMG 4111 copiaUnicentro y su compromiso con el medio ambiente lo ha llevado a establecer varios convenios con operadores externos para adelantar esta tarea. Con Recycla adelanta la labor de transformación de todos los orgánicos, incluidos aceites y líquidos lixiviados o de alta contaminación.

Estas materias son mezcladas con aserrín y tratadas en compartimientos especiales que después de 30 días producen una transformación absoluta en abono natural.

Los datos son contundentes y admirables. Por cada tonelada de residuo orgánico procesado, se evitan 400 litros de lixiviados (líquidos contaminantes) y 100 metros cúbicos de gas metano. Por cada tonelada de residuo orgánico procesado, se producen 400 kilos de abono. En 8 meses, se han recuperado 28 toneladas de material orgánico, se han dejado de producir 11.200 litros de líquidos lixiviados y 2.800 metros cúbicos de gas metano.

Unicentro ha disminuido ostensiblemente el envío de desechos al relleno sanitario y a buen juicio ha alimentado con un excelente abono sus jardines internos, todas sus matas y flores, sus jardines verticales externos y como si fuera poco aporta parte de este recurso al hábitat natural que se halla en su parque vecino.

Los clientes y visitantes también pueden llevarlo para sus plantas de casa. A través de una fundación se obtienen donaciones para potenciar este programa medio ambiental.

En busca de otros aprovechables

El cartón y el papel son materia de absoluto interés para estos propósitos. Por medio de una alianza con Gestión Ambiental, se capitaliza casi el 100% de estos materiales para darles una nueva oportunidad de uso. Una labor coordinada y muy disciplinada permite que este proceso se cumpla con orden y productividad.

Este ejercicio de responsabilidad social empresarial que se cumple de manera ininterrumpida desde Unicentro Armenia ha elevado ese compromiso a un nivel de retos superior. Si bien, esta estrategia ha sido liderada por el centro comercial, se pretende ahora que los visitantes también se involucren con el asunto.

Por ejemplo, si las personas tienen pilas usadas, envases de funguicidas o tapas de botellas plásticas pueden llevarlas a Unicentro, teniendo en cuenta que dispone de contenedores especiales muy bien organizados para su recolección y están a la vista de todos, en su primer nivel.

Una iniciativa que está apenas en etapa de implementación pretende la creación de un mayor espacio para la recepción de equipos de cómputo, móviles, cargadores y otra serie de elementos eléctricos y electrónicos.   

Unicentro y su compromiso con el medio ambiente lo ha llevado a un escenario de mayor reencuentro con la naturaleza, a partir de una decisión que empieza a proponerle nuevas oportunidades de subsistencia al planeta